Archivo mensual: enero 2011

La mitad de 49

Porque hay estadísticas curiosas, absurdas, ciertas, útiles, reversibles, sutiles, inoportunas, malintencionadas, manipuladas, atemporales o de moda. Porque todas ellas son pufo, brindemos.

¿Sabíais que uso 3/5 de mi mano derecha para escribir y  más del 75%  de ambas cuando mecanografío? Y no preguntes qué es escribir y qué mecanografiar. Recientemente me di cuenta que mis días reúnen el número de minutos que habitan en  49/2 años. ¿Da que pensar, eh? ¿A ti no? ¿No? Había visto Plutos gigantes correr, niños obesos rodar e incluso lesionarse a Santa Claus, pero nunca indiferencia ante esa pregunta en este contexto. No es cuestión de obsesionarse, de acuerdo, pero sí de tenerlo en cuenta, opino.

Tampoco interesa volverse loco innecesariamente meditando sobre el tiempo o sobre conceptos relacionados con éste; no vamos a descubrir la pólvora. Pero casualidades como la de la mitad de 49 invitan a reflexionar sobre qué actitud queremos tomar para los 24’5 años que están por llegar. Porque Sin darte ni cuenta te verás distribuyendo monedas a churumbeles para que gasten en chuches.

Al hilo de cómo vivirlos, cuelgo la ponencia de Emilio Duró en el VI Congreso de Comercio Gallego que realmente disfruté (tras volver a ver el famoso discurso de Steve Jobs, encuentro muchas similitudes entre ambos).

…o igual no son tan pufo, pero volvamos a brindar.

PS. Recuerda, “si comes cebolla es casi seguro que cagarás cebolla”.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Cajón desastre

Sujeto a

No le bastó con tirarme del rabo, menospreciarme, con escupirme a mis espaldas y además reírse de mí. Pero no podía hacer nada, estaba sujeto a…

Todo comenzó en infojobs.net ampliando el abanico de búsqueda a nuevos empleos, distantes de la rama técnica, llegando incluso a inscribirme en ofertas del mundo de la animación infantil. Empecé con pequeños papeles en teatros escolares y ridículos bolos en fiestas de cumpleaños, hasta encontrar el trabajo al que todo animador comprometido con su profesión aspira llegar alguna vez en su vida. Mi despacho sería ni más ni menos que el súmmum de la fantasía, la Meca de los cuentos, el Neverland de Michael Jackson: Disneylandia, chaval.

La función que me asignaron era sencilla, satisfacer a las familias visitantes del pequeño paraíso artificial. Ensayé duro cada personaje encomendado caracterizando sus particularidades, pasando por múltiples disfraces terminando finalmente en la piel del carismático perro Pluto.

La euforia inicial se fue diluyendo a medida que los pequeños diablos consentidos erosionaban diariamente mi autoestima a base de salivazos y burlas desmesuradas. Este sin control me hizo perder los papeles completamente,  me llevó a querer colgar por las pelotas a Joey, de Utah, tras su actuación en la Main Street

…pero su madre me lo impidió; estaba por tanto sujeto a quejas y a males mayores que quedarían grabados por las  videocámaras de los mirones. Decidí dejar el trabajo de California y hoy en día me ciño a lo que realmente sé hacer.

6 comentarios

Archivado bajo Cajón desastre

Nuevo, nuevo

Era de esperar, he caído, soy otro más. ¡Qué dices tío, no jodas! Sí chaval, aumento el contador. En serio, me he pillado un smartphone; pero porque he querido… nadie me ha generado una nueva necesidad, ¡ni de coña! Porque soy el puto amo y yo decido por mí mismo, no me afecta mi entorno, ni las rebajas, ni las campañas publicitarias, ni el spam, ni el vecino, ni las condiciones de los negros del Congo en las minas de coltán. Porque soy inmune a la realidad:

Ya, fijo. Pero entonces qué, ¿aparco mi nevera entera por productos de comercio justo? ¿Me tomo un kalimotxo sin Coca-Cola? ¿Que no me vista  Inditex? ¿Y el petróleo? Y… Mientras decido, pienso: “Voy a negociar intencionadamente conVodafone antes de que Vodafone me siga robando más a mi”. ¿Cómo? Así y asao.

¿Sálvese quien pueda?

PS. Por qué no me habré hecho con un tablet

2 comentarios

Archivado bajo Me hace reír

Balón de trapo

Ayer tuvo lugar la entrega del Balón de Oro al mejor jugador del mundo de 2010,  Leo Messi.  Hay otros balones que aun siendo de trapo guardan un valor mucho mayor que el de la gala de anoche, bajo mi punto de vista, que no son jugados por profesionales conocidos sino por personas a las que difícilmente se nominaría a la Bota de Oro, entre otros motivos porque no militan en ninguna liga europea… Este perfil de futbolista se puede encontrar en campos de refugiados de Haití o Sierra Leona, seguro que en muchos países más, donde los amputados por  heridas de guerra o catástrofes naturales buscan esperanza y un nuevo hueco en la sociedad a través del fútbol. A continuación un avance del documental de Sergi Agustí One Goal, que describe brevemente aquí.

1 comentario

Archivado bajo Cajón desastre

MMXI

Ya sin el árbol de navidad en el salón de casa, ni luces a lo largo de Gran Vía, ni copos de nieve en el blog, con los sabios de oriente de vuelta y con menos carteristas rondando el Corte Inglés, recibo el 2011 con una nueva entrada.

Todavía me cuesta escribir  la nueva fecha sin borrones, mi año tiene unas 5 cifras; el dos, el cero, el uno, el cero tachado, y el uno. Y es algo que hasta primavera me sucederá aleatoriamente hasta que escriba bien ‘2011’. Porque qué mentira es esa de que el hombre tropieza dos veces con la misma piedra… Ojalá fueran dos veces, u ojalá fuera una piedra. U ojalá sea sólo escribiendo una fecha.

Porque no es lo mismo empezar con buen pie el año que desmoralizado, al igual que no es lo mismo tribuna sur alta que el palco, pregúntale a Macua; o al recogepelotas, no es lo mismo.

Los Reyes Magos me trajeron mi nueva herramienta para el 2011, el calendario que personalmente les pedí, “el calendario para los que no tienen miedo de reír con ironía, para los que abrazan un pensamiento mordaz, para los que disfrutan de un comentario punzante”, con el fin de “librar con una sonrisa esa batalla con la realidad todos los días del año”.

Hemos de saber fechar cada día dándole valor a cada uno de ellos para distinguir este nuevo periodo, así como de olvidar los fracasos del pasado cotillón.

Urte berri on!

1 comentario

Archivado bajo De estos días