Archivo mensual: mayo 2012

Cuando batí el record

Cogí el polvoriento álbum de fotos de aquel maravilloso verano, para recordar. Nuevo Méjico, 1960. Qué años. Qué imágenes más curiosas. En blanco y negro. Con 32 años y parezco un viejo, un viejo prematuro. Qué impresión. ¿Vídeos? Hoy día no hay un nieto mío que no tenga un artilugio con el que archivar uno.  Sin embargo, en su día el Gobierno me tuvo que facilitar los mejores instrumentos de grabación y mi agosto quedó para la posteridad, afortunadamente .

Desde pequeño fui amante de la velocidad, lanchas rápidas, aviones de guerra, ya sabes, velocidad. Vi claro mi futuro como piloto de las Fuerzas Aéreas, de todas formas, ¿quién se iba a oponer a las atractivas campañas del ejército con las que bombardeaban mi universidad? Además, estaba soltero.

Habiendo recibido la mejor formación física y mental que un aviador puede recibir, tras superar con éxito los más duros entrenamientos del  programa, me eligieron como el adecuado para dar el salto. Qué expresión, dar el salto. Qué apropiado.

Jugar con un globo de feria de helio tiene su encanto, pero que te eleve a 31km de altura, más.

Captain Joe Kittinger

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Unos y Ceros

Canódromo

Intenté avisarle de que mi puño era letal, que estaba muy loco. Que con mis 16 años aparento 19. Que le dejaría mi escudo familiar marcado en el pómulo. Que entre el Kevin y el Punteras le partiríamos en dos. Pero se emperró en que siguiese sus instrucciones.

Salía el viernes por la tarde del insti camino del polígono en la scooter cuando un munipa me dio el alto.

– ¿A dónde va usted sin casco? La documentación del ciclomotor y su licencia, por favor.

Vaya liada la que me preparaba el señor agente.

– Sáquese un donuts – le propuse.

– Joven, será mejor que obedezca o me veré obligado a confiscarle el vehículo.

– ¿Confis qué? Mira, mira…

Y al tiempo que mostraba mis cadenas de oro ocultadas por mi cami Scorpion nueva, le advertí:

– Atiende pavo, soy…

 

Terminada la coreografía, el loco colega de policía quedó inmerso en un bucle epiléptico-festivo en el que seguía agitando los brazos arriba y abajo, momento que aproveché para dar gas a mi 49c.c. y petarla en el canódromo.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Marcando tendencias

No era fácil seguir el ritmo de la coreografía, pese a que escogiera la de ellas. Menos física pero más técnica. Ya imaginas, patada por aquí, salto imposible por allá. Ya no soy tan flexible, amiga. Sin embargo, no se me dio del todo mal. Me vistieron como a una más y mi colaboración pasó desapercibida.

Despertamos a medio mundo, a ese medio mundo al que se puede despertar. Grandes marcas y jugadores de fútbol se fijaron en nosotras para sus anuncios, entre otras cosas. Enseñamos más inglés que Muzzy con Planeta de Agostini y Sesame Street juntos. La letra con sangre por los oídos entra.

Toda una generación de niñas sin valores imitó mi estilo de mujer trepa y apasionada. Qué gozada.

Gracias Pepsi.

1 comentario

Archivado bajo Unos y Ceros