Archivo mensual: diciembre 2012

Apretando el esfínter

Día parcialmente nuboso de temperatura agradable. Ni un alma por la calle. Con el pan bajo el brazo y el periódico arrugado bajo el otro busco desganado las llaves de casa en el bolsillo. Con los dedos rozo lo que parece la cartera. La envuelve un sucio kleenex que aparto para descubrir el manojo. Al aproximarme a la cerradura un tipo sale de golpe del portal y desaparece ante mi resaca. Con lo que pesa la puerta, me ha hecho un favor, pienso.

Puerta

El ascensor averiado, vaya gracia. Subir a un quinto a pata no es agradable sin haber desayunado ibuprofeno tal día como hoy. Cabizbajo miro pasar los peldaños con la boca seca. Varios eructos cubateros después llego a mi descansillo. Astillas sobre el felpudo. Como Pulgarcito siguiendo las miguitas de pan, levanto mi vista hasta los ciento y pocos centímetros del suelo. Me ahorro volver a buscar las llaves. Empujo la cortina de madera y entro.

No me ha hecho un favor, pienso.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Unos y Ceros